Resumen de la actividad realizada por el grupo de Conocimiento de la Matriz e indicadores en estos dos últimos años (octubre 2015)

Desde hace ya dos años se ha estado trabajando, primero desde el grupo de conocimiento del Campo de Energía de Madrid, y posteriormente desde el grupo de Conocimiento de la matriz e indicadores, las incoherencias que presenta la actual matriz del bien común desde la perspectiva del indicador A1 “Gestión de proveedores”. Tras elaborar un documento de nombre “Propuesta de Mejora del Indicador de Proveedores (A1)” exponiendo estas incoherencias junto a su posible solución y enviarlo a Christian Loy, miembro del MET (equipo austro-alemán de desarrollo de la matriz en sus siglas en alemán), nos propuso el elaborar una propuesta de metodología que integrase las mejoras propuestas para el conjunto de la matriz más allá de A1.

En marzo de 2015 se comenzó el trabajo de una metodología para el conjunto de la matriz. La metodología propuesta descansaba básicamente sobre la consideración de una puntuación variable para los distintos grupos de interés (filas) que se tienen en cuenta en la matriz del bien común (actualmente la puntuación es fija). La unidad de medida que valoraba el peso de cada grupo de interés fue lo que se denominó “hora equivalente”, que trataba de representar la importancia que tenía cada grupo de interés en la actividad de la empresa en función de las horas de vida que éste aportaba a la misma.

Tras una primera propuesta de metodología “Propuesta de Mejora de la asignación de puntos en la Matriz”, entregada en junio, se introdujeron una serie de mejoras debatidas entre Christian Loy y los miembros del grupo de conocimiento de matriz e indicdores. La principal mejora fue la inclusión de aspectos medioambientales y de materialidad en el cálculo de las horas equivalentes, a partir de la huella ambiental del país de procedencia del grupo de interés concreto, calculado según Global Footprint Network. A finales de julio, antes de la reunión semestral del MET, se envío una nueva versión de la metodología “A proposal for the improvement of ECG matrix weighting”, con objeto de ser presentada y debatida en esta reunión como propuesta de mejora a introducir en la próxima versión de la matriz. Junto a éste se entregó otro documento donde se exponían las debilidades de la metodología propuesta y las actuaciones a realizar a futuro para solventarlas “Features and limitations of the methodology” y una hoja de cálculo “CONTRIBUTION FOR HOURS OF LIFETIME OF EACH STAKEHOLDER IN ECG MATRIX” y una infografía manual.

En una videoconferencia con Christian Loy el 28 de agosto, éste expuso la impresión que causó la metodología propuesta en la reunión del MET del 7, 8 y 9 de agosto. La metodología propuesta contaba con un nivel de complejidad, así como una carga de trabajo para las empresas EBC, excesivas y por esto se propuso replantear la metodología y hacer un grupo de trabajo para adaptarla a estos requerimientos.

En esta misma videoconferencia se decidió hacer un nuevo grupo de trabajo internacional en el que formasen parte el propio Christian Loy y algún miembro más del MET, así como los miembros del grupo español de Conocimiento de la matriz e indicadores. El objetivo sería elaborar una metodología más sencilla y con mayor aceptación en el MET para que sea presentada en la reunión semestral que tendrá lugar el próximo diciembre y que se incluya entre las mejoras a incorporar en la próxima versión de la matriz.

Este próximo mes el trabajo del grupo de indicadores de la matriz será la elaboración de esta nueva metodología, así como su integración en la hoja de cálculo de la puntuación original de la matriz en alemán.

Anuncios

¡Ya ha comenzado el curso de attac-UCM!

Por Eduardo Perez Molina (Nodos Comunicación y Conocimiento)

Este lunes 8 de abril ha comenzado el curso Herramientas para comprender la economía actual”, organizado por el grupo attac de la Universidad Complutense de Madrid. El curso reconoce créditos a los más de medio centenar de alumnos matriculados y se desarrolla los días 8, 9, 10, 11, 15, 16 y 17 de abril en el Campus de Somosaguas.

El comienzo ha sido muy interesante, dedicando la jornada al “Funcionamiento del sistema económico capitalista y sus crisis”, presentado por un miembro de attac y en el que han participado como ponentes Nacho Álvarez (economista, docente en la UVA y miembro de Econonuestra) y Ángel Martínez-González Tablas (Catedrático en la UCM y presidente de FUHEM).

El día 17  presentaremos, en el marco de estas jornadas la Economía del Bien Común a los estudiantes y asistentes. Por supuesto, estáis invitados (aforo libre hasta llenar el Salón Polivalente de la Facultad de Ciencias Políticas).

Unos apuntes de esta primera jornada:

Nacho Álvarez ha analizado la insuficiencia de la teoría ortodoxa para dar cuenta de las crisis y, apoyándose en Marx, Keynes y Minsky, reflexiona sobre las mismas como consustanciales e inevitables al capitalismo. Las crisis son cíclicas, tienen fases y también ondas de largo recorrido, separadas por grandes crisis que modifican los modelos de actuación. Después del modelo de garantías sociales propiciado tras la IIª Guerra Mundial nos presenta el último modelo, el neoliberal, vigente desde comienzos de los años ochenta. El neoliberalismo impone, o intenta imponer, la lógica de la rentabilidad en todos los ámbitos económicos.

Angel Martínez-González Tablas, Nacho Álvarez y miembro attac

La disminución de la rentabilidad productiva frente a la financiera, la “financiarización” de la economía y la disminución de los salarios que produce una disminución de la demanda agregada hacen que la deuda aumente de forma notable y que, unido a los desequilibrios internacionales (y dentro de la misma UE) se geste la gran crisis que estamos viviendo.

Ángel Martínez-González Tablas, a continuación, reflexiona sobre la actual crisis: novedosa y desconocida, acelera la destrucción de la naturaleza, invade el ámbito doméstico que le sirve para esconder los costes reales, en medio de una revolución tecnológica, una globalización económica de impronta neoliberal y una “financiarización” de la economía. La crisis tiene componentes coyunturales, estructurales, institucionales, ecológicos y civilizatorios. Su alcance geográfico no homogéneo y los desacoplamientos entre el sistema financiero y el económico, el político y la sociedad, el consumo y el planeta, nos lleva a plantearnos un enfoque multicausal: la crisis es compleja.

Frente a la “gran contraofensiva conservadora” que no podemos ignorar cabe una vía radical o un gradualismo, por lo que se pregunta si tiene sentido plantear logros puntuales o parciales al actual capitalismo. Lo importante es no perder la referencia propiciando un cambio y evitando fortalecer al sistema.

A nuestro favor, nos dice, está que lo que reivindicamos lo creemos necesario y que vivimos un “tiempo histórico abierto”. Hay mucho por hacer: “experimentar microrrupturas”, acumular fuerzas… pero también deberíamos prepararnos para posibles escenarios de degradación, dotando a la sociedad “de amortiguadores en el proceso de redistribución en las fases de ajuste”.